Iglesia de Ntra. Sra. de la Asunción (Navarredonda de Gredos).

Este templo, obra del gótico tardío con fábrica de sillería, consta de tres naves marcadas en el exterior. El presbiterio se cubre con una bóveda gótica de combados mientras la nave central luce un alfarje nuevo. A los pies de la iglesia se alza un coro de madera sobre tres columnas y su nave cuenta con un buen número de lápidas.

En su interior se conservan diversos elementos relacionados con la Eucarística, imágenes y tallas policromadas, retablos de los siglos XVII y XVIII y numerosos lienzos.

En el exterior destacar la torre-campanario exenta que se yergue a sus pies en su lado meridional, compuesta por dos cuerpos de sillería y con ocho vanos en el superior.

Iglesia de San Benito Abad (Barajas).

La iglesia parroquial de San Benito abad, en Barajas, es un templo sencillo y alargado, con cabecera poligonal orientada y sin decoración ni contrafuertes.  Data del siglo XIV y su fábrica es diferente según las partes; es una iglesia de tres naves, separadas por columnas de madera que favorecen la sensación de espacio unitario; dentro del templo destaca la armadura de madera con que se cubre la cabecera y el retablo Mayor, obra a caballo entre los siglos XVI y XVII. El resto de la obra escultórica consiste en tallas policromadas exentas, repartidas por su interior.

Destacar su torre campanario de singular estructura que consta de dos cuerpos de diferente grosor, de sillarejo con sillar en el cuerpo de campanas, a la que se accede por una escalera desde el exterior. El espacio anterior de la iglesia lo bordea un muro granítico con verja.

Parador de Gredos.

Inaugurado en 1928 por el rey Alfonso XIII, este emblemático parador se encuentra a las afueras del pueblo, junto a la carretera y rodeado por los famosos pinares de Gredos. Obra del arquitecto Beningno de la Vega Inclán, su interior de perfil rústico está decorado con óleos de Alejandro Covarsí, uno de los más significativos representantes de la pintura regionalista en los años cuarenta. Habiendo acogido a multitud de personajes importantes de la vida política, económica, filosófica y cultural de la España del siglo XX, destaca la reunión en 1978 de los siete responsables de la constitución, cita que repitieron en 2003 para firmar la famosa ‘Declaración de Gredos’.

Siendo el punto de partida perfecto para realizar excursiones, desde sus ventanas podemos disfrutar de impresionantes panorámicas de la Sierra de Piedrahíta y Béjar, el Valle de Tormes y, por supuesto, el macizo de Gredos.

Ermita de Ntra. Sra. de las Nieves.

Ermita dedicada a la Virgen María en su advocación de la Virgen de las Nieves. De sencilla arquitectura, construida en piedra de la tierra y teja de barro cocido, se distribuye en una sola planta como la mayor parte de las ermitas y presenta en su fachada la puerta principal de entrada con dos pequeñas ventanas, salvaguardada por reja en forja tradicional y dos columnas graníticas.

Ermita de San Antonio Abad.

A medio camino entre Navarredonda y Barajas se encuentra la Ermita de San Antonio, una pequeña y preciosa ermita de obligatoria visita para el viajero que disfrute con la sencillez de las formas y el recogimiento de los templos. Construida en piedra de la tierra y teja de barro cocido, se distribuye en una sola planta y presenta en su fachada una puerta principal de madera con arco redondeado y dos pequeñas ventanas.

En su interior se Venera a San Antonio Abad, considerado el fundador de la tradición monacal cristiana.

Potro de Herrar.

Podemos encontrar uno en Navarredonda de Gredos, junto a la Iglesia de Ntra. Sra. de la Asunción, perfectamente conservado, frente a la Fragua rehabilitada como Oficina de Información Turística y otro en Barajas, al lado de la Iglesia de San Benito Abad, delante de la fragua, en cuyo interior aún se conserva el antiguo fuelle.

Actualmente en desuso, el potro de herrar se ha convertido en testigo sereno del tiempo, de otras épocas, usos y oficios.

El potro de herrar está formado por cuatro patas de piedra y una especie de yugo en la parte delantera. Además, solía tener unos cordeles en la parte inferior para poder sujetar al animal correctamente y facilitar el trabajo, bien fuera para herrar, para hacer algún tipo de cura o para otros menesteres. El cuidado de estos animales constituía una obligación primordial, siendo el herraje una parte principal.

Actualmente este apero ha dejado de ser utilizado, aunque todavía se conserva como un elemento etnográfico muy presente en la memoria de muchas personas y sigue reflejando la gran actividad ganadera de toda la zona.

Puente románico y restos de calzada.

Junto a la Iglesia de Navarredonda de Gredos podemos encontrar los restos de calzada y un puente de la época románica, típica construcción de la época en granito y con un sólo ojo; utilizados a lo largo de los años como cordel para la trashumancia del ganado.